Un discurso singular.

UN DISCURSO SINGULAR. (Hechos : 20 : 17- 35)

En todo os he enseñado que trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Mas bienaventurado es dar que recibir.(Hechos 20: 35)

En todo os he ensenado que trabajando asi.

¡Qué palabra! ¡Qué hombre de Dios!

¿Quién se le mide a este gigante de la fe?

Amados amigos, es triste decirlo, pero (sin Ofender) lo que tenemos hoy por hoy  es un escuálido remedo de ese gran ministro de Dios.

Hoy prima el interés creado, la codicia y la falta de escrúpulos. Me duele tanto ver como mucha gente está decepcionada de la iglesia. Sobre todo de aquellos que se autoproclaman “Siervos de Dios”  pero cuyos actos parecen desmentirlos.

Quien se atreve a reunir a los ancianos de  la iglesia y  a ponerlos por testigos de su conducta intachable y libre de hipocresía religiosa? “VOSOTROS SABEIS COMO ME HE COMPORTADO ENTRE VOSOTROS DESDE EL PRIMER DIA”(V.18)

Servir  en la obra del  Señor es una cosa muy distinta que SERVIRSE de la obra del Señor, como veo que está sucediendo a nuestro alrededor por parte de hombres que comenzaron muy bien , pero que ahora están muy mal(Salvo raras excepciones obviamente)

Donde está la humildad, las lágrimas y las pruebas  en la vida ministerial? Pablo interpelo a aquellos  ancianos, poniéndose como vivo ejemplo a seguir. Santo Dios!!! He visto una clase de ejemplos tan malos  que si uno los sigue se convierte en un “vividor “en vez de un “servidor”.

Esta noche, al leer este singular discurso de despedida del gran apóstol, siento tanta pena por las cosas que he vivido, que  he visto y en las que casi sin darme cuenta he participado.

Esta  sencilla  reflexión solo tiene el propósito de  hacernos pensar. ¿Estamos sirviendo  o nos estamos sirviendo? “PORQUE YO SE QUE DESPUES DE MI PARTIDA, ENTRARAN EN MEDIO DE VOSOTROS LOBOS RAPAZES QUE NO PERDONARAN AL REBANO Y DE VOSOTROS MISMO SE LEVANTARAN HOMBRES QUE HABLARAN COSAS PERVERSAS  PARA ARRASTRAR TRAS SI A LOS DISCIPULOS.(v 29 Y 30)

Pablo les espeto de frente: “NI PLATA NI ORO NI VESTIDO DE NADIE HE CODICIADO, ANTES VOSOTROS SABEIS QUE PARA LO QUE ME HA SIDO NECESARIO, A MI Y A LOS QUE ESTAN CONMIGO, ESTAS MANOS ME HAN SERVIDO”(Hechos 20: 33-34)

Entonces, nuestro servicio a Dios jamás debe estar inspirado en servirnos de los demás sino en servirle a los demás. Pues como dice un viejo proverbio: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”

Ayudar a los necesitados y recordar las palabras del Señor Jesús: “MAS BIENAVENTURADO ES DAR QUE RECIBIR”

Que  Dios tenga misericordia , pues lo que vemos hoy  esta diametralmente opuesto a lo que  este gran hombre de Dios les enseño  a aquellos nobles ancianos de la iglesia, y por ende a todos los que amamos el reino  de Dios y las almas preciosas que se pierden.

¡Paradójicamente por nuestro mal ejemplo muchas veces!

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *